sábado, 17 de junio de 2017


Mi trabajo es como el del pintor que tiene en sus manos un lienzo en blanco o como el del alfarero que moldea el barro.
Mi material será tu cuerpo y tu mente.
Somos materia prima, piedra bruta sin pulir o procesar, a la que sacar su brillo interior .
A veces mis trazos no fluyen y otras veces mis manos dibujan al aire solas, otras el barro no me sirve para moldear o simplemente no consigo la forma adecuada. No soy altiva ni pretendo parecerlo, nisiquiera me creo artista sabiendo que lo soy. La raza más rara" de todas.
 Escultora, pintora, Alfarera, contorsionista, coreógrafa o cuenta-cuentos...
Muchas veces me preguntan pero a que coño te dedicas?
Soy una guía, mi labor se expresa de muchas maneras, a nivel físico, mental, emocional, erótico... mucho más allá de un acto meramente físico. Mucho más allá de complacer con una estética efímera. Un enfoque que busca arrancar mucho más allá.... Más allá, Mucho, mucho más allá...

 Bailemos con nuestras sombras internas.

Llegó a mis manos un trozo de arcilla perfumada. Le pregunté al barro:
Eres almizcle o ambar gris?
Como el buen vino, tu aroma es embriagador.
Respondió: "yo era arcilla simple y mediocre". Sin embargo, pasé un tiempo con una rosa. Las virtudes de mi compañera impregnaron mi ser".





2 comentarios:

  1. Y creetelo compañera. Porque moldeas sentimientos en cuerpos que se pensaban vacíos.

    ResponderEliminar