miércoles, 22 de noviembre de 2017

El Compositor

Nunca pierdas la capacidad de componer.



Siempre me gustó la gente no aparente, ni previsible, que esconde mucho más de lo que apreciamos a primera vista o en una conversación o toma de contacto que transcurre por la superficie ,en la que casi todos mostramos sólo lo que nos interesa.

Me gusta perderme en las miradas que no son mudas. Me gustan los senderos ocultos que la vida ofrece para perderse y volverse a encontrar una y mil veces. Me gusta ir sin mapa ni gps.
Quiero ayudarte a volver a componer tus propias fantasías. Para que vuelvas a disfrutar de todas las melodías que forman parte de tu vida, también la erótica,  yo también necesito sentir todas mis facetas.

Me gusta provocar sensaciones, más que provocar sexualmente. Me interesa la persona, más allá que para ofrecerle un efímero placer.


Yo también necesito ese momento de desnudez completo, para renovarme y salir a respirar un aire puro, un aire no subliminal que no nos han prohibido.



Plumas de pájaros nocturnos ...

A la niña del azúcar.

Que logró encontrar topacios en mis tierras
y erradicó las plagas que destrozaban mis huertos;
ella purificó mis raices mientras llovia el veneno del mundo.

Le debo a ella, aunque ya no esté...

A ella, a la niña del azucar y las caminatas nocturnas,
a esa niña yo le debo la vida y mis venas
y en mi nación jamás conocerá el olvido.

Precioso poema de "lágrimas negras" Y "carnaval del insomnio"




No hay comentarios:

Publicar un comentario